Disease of conceit, Londres 8-2-1990, la vanidad y tribulaciones sexuales del predicador Swaggart



Disease of conceit es de esas canciones que aprendes a amarla cuanto más la escuchas, sosegada y sin esperar nada a cambio, la música encierra un misterio que te atrapa, la letra una incertidumbre que te impulsa a indagar más allá del verso y cuando menos lo esperas te ves inmerso en su inmenso atractivo melódico. Pasar por el álbum Oh Mercy (1989) es una experiencia musical de hondo calado y detenerse en Disease of conceit (que podría traducirse como el mal de la vanidad) es todo un ejercicio de aprendizaje de cómo una melodía sencilla sugiere miles de historias. No se ha prodigado el juglar en interpretar esta canción en directo, si bien durante el año de publicación del álbum lo hizo con más énfasis (había que publicitar el disco) y esporádicamente se escuchó en algunos escenarios (en Bilbao sonaron sus acordes en  1995) y en 1996 enmudeció. En un álbum como Oh Mercy, que suspuso la revelación de un nuevo Dylan a manos de un productor y músico como Daniel Lanois que extrajo lo mejor del juglar en Nueva Orleons, grabar una canción con clara inspiración gospel era algo más que una genialidad. Esta versión que subo al blog, interpretada el 8 de febrero de 1990 en el Hammersmith Odeon londinense durante el Fastbreak Tour europeo, quizá no sea la que más conocida -rivalizan con ella la acústica en el Supper Club neoyorquino en 1993 y las geniales con banda completa en Kiel (25-7-1994) y Bloomington, el 26 de octubre del año siguiente. Sin embargo, esta Disease of conceit interpretada al piano se me antoja genuina y poderosa, pues creo que encierra lo que ciertamente Dylan quiso expresar cuando la compuso. De ahí el arranque de emoción que el artista siente durante la interpretación, que le impulsa a levantarse del banquillo para dar rienda a sus emociones.

Escucha en este vídeo la versión de Disease of conceit en Londres, 1990.

video

Bob Dylan se inspiró para componer esta canción en los procelosos hechos acaecidos un año antes cuando Jimmy Swaggart, famoso predicador baptista de la Asamblea de Dios y uno de los pioneros del televangelismo, fue sorprendido en una aventura sexual con una prostituta en un motel de Lousiana. Swaggart, quien usando semejantes artimañas había acusado con anterioridad a otros contrincantes predicadores, encontraba la horma de su zapato, y por sus hechos fue excluido de la Asamblea de Dios. Aunque la canción de Dylan va más allá de estos acontecimientos, como el mismo autor escribió en sus memorias Crónicas volumen 1: Quizá el germen de la canción se hallaba en este incidente", sostiene Dylan, "pero tampoco estoy seguro". Entonces es cuando el poeta saca  a pasear sus musas: La vanidad no es necesariamente una enfermedad, sino más bien una flaqueza. Una persona vanidosa resulta fácil de engañar y, por tanto, una visión hinchada de sí mismo. Lo puedes manipular sin problemas si sabes qué teclas pulsar. En cierto sentido, de eso es de lo que habla la letra. La canción fue cobrando forma hasta que logré descifrar su mirada. En la calma del atardecer, no tuve que ir lejos en su busca.

Dsease of conceit fue grabada en los estudios de Soniat Street, New Orleans el 28 de marzo de 1989 durante la décima sesión de grabación de Oh Mercy. Tras su publicación, el grupo Waterboys, ya conocidos por sus versiones de clásicos dylanianos, interpreta una sorprendente versión de esta canción en noviembre de 1989 en San Francisco.



El mal de la vanidad

Mucha gente sufre esta noche
por el mal de la vanidad
y pelea y se abre camino
sin dar un tropiezo,
desgarra los sentidos,
atraviesa el cuerpo y la mente,
nada es benigno
en el mal de la vanidad.

Muchos corazones se rompen esta noche
por el mal de la vanidad,
tiemblan esta noche,
penetra en tu cuarto
y te devora el alma de tus sentidos,
pierdes el control
no hay mesura
en el mal de la vanidad.

Mucha gente muere esta noche
en el mal de la vanidad,
lloran esta noche
llega de improviso
y ya estás a su merced.
Desde el mundo exterior
la presión aumenta
y te destrozará
el mal de la vanidad.

La vanidad es un mal
que los médicos no curan,
la estudian sin parar
pero de su índole aún dudan

Hay mucha gente en apuros esta noche
por el mal de la vanidad,
incluso ven doble
con delirios de grandeza,
y los maleficios te atrapan
y se meten en la cabeza,
que no mereces morir,
y entonces te entierran de pies a cabeza
por el mal de la vanidad.


Pie de foto: Estudio de Soniat Street, en New Orleans, donde se grabaron las canciones del álbum Oh Mercy, en 1989.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.