Estocolmo, (Globe Arena), 23-3-2009. Y entonces llegaron los gitanos con One more cup of coffee


Tony Garnier, bajista y líder de la banda de Dylan, es un músico de pura raza, y durante su actuación el pasado domingo en el Globe Arena de Estocolmo (segundo de los conciertos de la gira europea 2009) hizo lo que mejor sabe: llevar a la banda a una compenetración que posibilitara a Dylan una salida a flote en su encuentro con el público sueco después de dos años, barnizando un concierto de mejor textura que el celebrado el día anterior en el Berns Salonger. De entrada, la selección de temas es, en mi opinión, mucho más acertada, si bien el aforo del Berns, más limitado, se presta a una actuación más intimista que en el Globe, que requiere además de temas que conjunten, de una acertada secuencia de los mismos. Y así fue cómo este concierto tuvo una definición más artística, pese a que Dylan se empeñara en destacar el sonido de su teclado, insistiendo en hacer solos con éste, que la música, a ratos, sonaba a claustro monacal. Pero en fin, en honor a Garnier, magistral su acompañamiento del ritmo en High Water (for Charley Patton), por señalar un tema. Virtuosismo además que se ganó a pulso Donnie Herron al violín, que lo hizo fantástico en Blowin' in the wind, el tema con el que los músicos echaron el telón.

Bien, ¿y Dylan? Anda el maestro con la voz cascada, que de seguro habrá echado el resto en la grabación de su nuevo disco, Together Through life (Juntos por la vida), incluso a veces su fraseo entrecortado produce cierta preocupación... no sé cómo salva el tipo, debe ser por algo que sólo está a merced de los genios. Dylan despertó en este segundo concierto y no fue en la interpretación de la apertura con Rainy days women (que estuvo aceptable), sino en una sugerente High Water, que vino después de unas normalitas Lay, lady, lay y Tangled up in blue (ésta con nuevos arreglos), y la literaria Chimes of freedom, que alberga el encanto de los años de protesta. High Water dio paso a Stuck inside..., al que Dylan hizo algunos arreglos con respecto al concierto anterior, empezando con un solo de armónica y sintiendose seguro en una canción que le gusta enormemente.

Tres temas de Modern Times despejaron dudas acerca del silencio de este repertorio en Berns Salonger: Rollin' and tumblin', de magnífica interpretación y bien orquestada; Thunder on the mountain, que se instala en los últimos lugares sin llegar a los bises, y Spirit on the water que sí lo hizo, tocada en penúltimo lugar y donde Dylan se explayó con su teclado en detrimento de esa guitarra de jazz de la que tan necesitada se queda esta canción. El resto: una Desolation row, con insistencia en el organillo; adorable Make you feel my love; pasable Love sick, y nada nuevo que aporte Highway 61, All along the watchtower y Like a rolling stone.

Y entonces llegaron los gitanos con One more cup of coffee para matar el gusanillo a un público ávido de escuchar temas nuevos. Para su interpretación, Bob Dylan cogió la guitarra y los oídos comenzaron a inundarse de un sonido fresco e imaginativo. No hacía tanto tiempo que Dylan interpretara este tema en directo, la última vez fue el 20 de septiembre de 2007 en el concierto celebrado en Nashville y lo hizo a dúo con Jack White (quien, por cierto, también interpretó en aquella ocasión la canción Outlaw blues -del álbum Highway 61 revisited- y que Dylan llevaba por primera vez a un concierto, en esta ocasión acompañó a White con la armónica). La versión de One more cup of coffee en el Globe Arena es fantástica y podría ser éste el sonido, junto con el de Billy, el que diera relevancia a esta gira, ¡es el sonido que la banda ejecuta maravillosamente!

Pero ¿qué pueden tener en común estas dos canciones para que Dylan las haya interpretado en los dos primeros conciertos? Ambos temas remiten geográficamente a un lugar: Nuevo México, un lugar que resulta agradable para Bob Dylan y en el que ha realizado interesantes trabajos, como la banda sonora de Pat Garret y Billy the kid, y las canciones Romance in Durango (en la casa de Sam Peckimpah) y One more cup of coffee, ambas del álbum Dessire. No hace mucho se especulaba que Dylan había imprimido a su nuevo disco cierto estilo de música cercano a Nuevo México y que incluso la colaboración de David Hidalgo, del grupo Los Lobos, tocando el acordeón, reforzaba esta idea. ¿Pudiera ser que Dylan esté preparando a la audiencia en el nuevo sonido de su próximo álbum?

Canciones:

  1. Rainy day women 12#35
  2. Lay, lady, lay
  3. Tangled up in blue
  4. Chimes of freedom
  5. High water (for Charley Patton)
  6. Stuck inside of the Mobile with the Memphis blues again
  7. Love sick
  8. Desolation row
  9. Rollin' and Tumblin'
  10. Make you feel my love
  11. Highway 61
  12. One more cup of coffee
  13. Thunder on the mountain
  14. Like a rolling stone
  15. All along the watchtower
  16. Spirit on the water
  17. Blowin' in the wind

Banda: Bob Dylan, keyboard, guitarra y armónica; Tony Garnier, bajo; George Recile, batería; Stu Kimball, guitarra rítmica; Denny Freeman, lead guitar, y Donnie Herron, violin, viola, banjo, mandolina eléctrica, pedal steel, lap steel.

(Foto: Dylan y su banda interpretan "One more cup of coffee en el Globe Arena. Autor: Buda).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.