Joey, la historia del mafioso Joe Gallo acribillado en una ostrería de New York. (Módena, 1987)

Va por ti Joe Gallo, amigo en Facebook y batería del grupo Highlights, que mantiene vivo el espíritu del juglar en esa entrañable ciudad que es A Coruña.

Joe Gallo, arriba. La ostrería Umbertos, donde fue asesinado.

La versión oficial de esta canción, grabada en el álbum Desire (1976), resulta difícil de superar en directo tanto por la profundidad de la música en estudio, con sus matices y riqueza instrumental, como en el fraseo que Dylan imprime a un texto narrativo donde nos presenta la personalidad, vicisitudes y paranoias del mafioso Joe Gallo, más conocido en los ambientes como Joe El Loco, acribillado a balazos la noche del 7 de abril de 1972 mientras celebraba su cumpleaños con su familia en una ostrería de Mulberry Street, del barrio neoyorkino de Little Italy. La primera versión en directo que escuché de Joey fue la que oficialmente nos llegaba en 1988 en el vinilo Dylan & Dead, que recogía una recopilación de la gira Interestatal con los Gratefuld Dead en julio de 1987. Me quedé sorprendido y alternativamente insastisfecho con esa versión, descubrí que en directo Joey pierde toda su riqueza temática y coral, pero a medida que volvía a pasar la aguja por los surcos de esta canción se me iba haciendo más llevadera, aunque me costaba aceptarla en toda su grandeza. Años después me hice con una cinta pirata de la gira europea Temples in Flames, en la carretera Dylan con Tom Petty y su banda de los Heartbreakers durante el otoño de 1987, de la que surgió de una manera inesperada la versión de Joey aquella noche del 12 de septiembre en el Arena Ex Autodromo de Módena, con nuevos arreglos y desarrollo que finalmente me convencieron. Sin embargo, ya sea en estudio o en directo la canción no ha alcanzado el éxito que se merece, incluso para algunos dylanólogos como Paul Williams la canción es un tema "menor" de los incluidos en Desire.

Un momento de la actuación de Dylan en Módena el 12-9-1987.
Escrita por Dylan y el dramaturgo Jacques Levy en casa del actor Jery Orbach, conocedor de la personalidad de Joe Gallo y portador de anécdotas y vivencias que podrían enriquecer la letra de la canción, el juglar realiza las primeras grabaciones de Joey en el estudio E de Columbia en Nueva York los días 14 y 30 de julio de 1975 con Emmylou Harris como segunda voz. No satisfecho con estas versiones, Dylan regresa al estudio el once de agosto para hacer un overdubs (una nueva grabación de voz) sobre la primera toma del día treinta e incorpora, muy acertadamente, la guitarra y mandolina de Vincent Bell y el acordeón de Dom Cortese para crear ese ambiente misterioso que va creciendo escénicamente saltando de una a otra estrofa. Los versos dejan entrever la figura de Joe Gallo como un mafioso de perfil imprevisible, guardián de su familia, atrapado en sus mitos y héroes, sabedor de las acechanzas humanas como medio infalible para lograr el poder en las calles, la violencia como arma y refugio, la cárcel como la universidad desde la que se ilustró en las lecturas de Nietzshe y Willheim Reich, entre otros, y donde fraguó alianzas para forjar una organización criminal interracial con miembros afroamericanos. Su locura le catapultó a la fama, y a partir de esa paranoia forjó su destino y ruina.

Joey no está muerto, está dormido, dijo su amigo Frankie durante el funeral.
Joey, ¿Por qué querían liquidarte?, se preguntan a dúo Dylan y Harris.

Vídeo sobre algunos aspectos de la vida de Joe Gallo.

Escucha aquí Joey, en el concierto de Módena, 12-9-1987
 


Joey

Nació en Red Hook, Brooklyn, quién sabe qué año
abrió los ojos al son de un acordeón
siempre aparte de cualquier parte
y al preguntarle por qué era así, decía: "Bueno, porque sí".

Larry era el mayor, Joey el penúltimo.
A Joe lo llamaban "Loco", y al pequeño, "Bomba"
dicen que vivían del juego y las apuestas clandestinas
parece que andaban pillados entre la bofia y la mafia.

Joey, Joey
Rey de las calles, niño de barro.
Joey, Joey,
¿por qué querían liquidarte?

Dicen que se pulieron a la competencia, pero la verdad era otra
nadie sabía con seguridad en qué andaban realmente.
Cuando quisieron estrangular a Larry, Joey perdió los estribos
salió de noche a vengarse, como si fuera a prueba de balas.

La guerra estalló al alba dejando desiertas las calles.
Joey y sus hermanos sufrieron derrotas terribles
hasta que se infiltraron tras las líneas enemigas y apresaron a cinco
los ocultaron en un sótano y los llamaron aficionados.

Los rehenes temblaron cuando oyeron exclamar:
"Mandemos esto al infierno y que pringue la compañía eléctrica".
Pero Joey dio un paso con la mano alzada y dijo: "No somos así
es paz y tranquilidad lo que queremos para trabajar".

La policía lo acosaba, lo llamaba Mir. Smith.
Lo trincaron por conspiración, aunque no saben con quién.
"¿Qué hora es?", preguntó el juez a Joey cuando se encontraron.
"Las diez menos cinco", dijo Joey. Repuso el juez: "Justo eso te caerá".

Pasó diez años en Attica leyendo a Nietzshe y Wilheim Reich,
acabó en el calabozo por oponerse a una huelga
sus grandes enemigos eran negros porque parecían comprender
qué significa vivir con un grillete en la mano.


Cuando salió en el 71 había perdido peso
pero vestía como Jimmy Cagney y certifico su gran aspecto.
Intentó encontrar el camino de vuelta a la vida dejada atrás,
dijo al jefe: "He regresado y quiero lo mío".


Es verdad que en sus últimos años ya no llevaba armas
"demasiados niños por aquí", decía, "nunca deben saber qué son"
Con todo se metió en el club de su mortal enemigo
vació la caja y dijo: "Decid que fue Joe el Loco".


Un día lo abatieron en una ostrería de Nueva York,
lo vio venir por la puerta al alzar el tenedor
entonces volcó la mesa para proteger a su familia
y salió tambaleándose a las calles de Little Italy.


La hermana Jacqueline, Carmela y la madre María lloraron todas,
oí que su mejor amigo Frankie decía: "No está muerto, está dormido"
y vi la limusina del viejo que regresaba hacia la tumba
tal vez para darle el último adiós al hijo que no pudo salvar.


Se enfrio el sol en la calle President y Brooklyn guardó luto.
Dijeron misa en la vieja iglesia junto a la casa en que nació
y si Dios desde el cielo vigila a su rebaño
sé que los asesinos tendrán su merecido.

3 comentarios:

Thin man 31 de mayo de 2012, 10:37  

Muchas gracias, José Carlos. Es un honor para mí esta dedicatoria. Tiene un pequeño error porque estoy en Coruña, pero Avilés es nuestra segunda casa a efectos dylanianos.
Elegí ser Joe Gallo en el ciberespacio porque, allá por 1976, cuando escuché Desire impulsado por el impacto que me había causado Hurricane, me gustaron mucho el resto de las canciones, pero Joey es la que aún hoy en día me sigue transportando a aquella época.
Reitero el agradecimiento por esta reseña en este blog de lujo.
Un abrazo.

Jose Carlos Ruiz 31 de mayo de 2012, 10:47  

Corregido, amigo. Coruña, Avilés, Córdoba... Dylan es universal ¿verdad? Gracias por tus sinceras palabras y lo dicho, en cuanto tenga ocasión me gustaría veros actuar, no hay más que escuchar vuestra versión de Things have changed, fantástica, de lujo. Un abrazo.

Thin man 31 de mayo de 2012, 12:21  

Reitero el agradecimiento, José Carlos. Ojalá nos veamos algún día de estos alrededor de la figura de Dylan.

Publicar un comentario

Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.