Isis, enigma y belleza en la gira de 1975 con la Rolling Thunder Revue por Estados Unidos


Puestos a escoger, que ya es difícil en el universo dylaniano, me quedo con Isis como la canción enigmática y bella de Bob Dylan, compuesta para un álbum, Desire (1976), de gran calado creativo, interpretada y escenificada en directo a lo largo de la primera gira con la Rolling Thunder Revue de octubre a diciembre de 1975 por ciudades de la costa este estadounidense. En un segundo periplo con la RTR ya en 1976, la canción adquiere otras connotaciones, quizá igualmente bellas, aunque menos sugestivas. Y es que Isis es, esencialmente, esa canción que mejor define el estilo musical del juglar de Minesota, a pesar de que para el público pasó desapercibida en el álbum y a que el propio artista optó en 1976 por encerrar la partitura en un cajón y tirar la llave al océano. Hoy día, lo único que nos queda de Isis son aquellas actuaciones sobre escenarios de Estados Unidos y Canadá con la inmensidad de los matices musicales, y la versión de estudio con la fuerza de una buena producción (Don de Vito), los requiebros literarios de la letra (compuesta junto al dramaturgo Jacques Levy) y el maravilloso fraseo de un Dylan inspirado, majestuoso y único, nada como la profundidad del piano en conjunción con la armónica y el violín de Scarlett Rivera.

Vídeo que recoge la actuación de Isis, por Dylan,
durante la gira de 1975 con la RTR por EEUU.
video

Grabada en el estudio E de Columbia en Nueva York durante la cuarta y quinta sesión (30 y 31 de julio de 1975, respectivamente), consignada como Ices en la hoja de registro, la canción se desarrolla a través de un viaje enigmático por México, Wyoming o Egipto, con referencias mitológicas y al tarot sin abandonar ese rastro amoroso que nos conduce inevitablemente a la difícil relación matrimonial que atraviesa el juglar. En compañía de un desconocido, bien podría ser su alter ego, busca salida a las incertidumbres en un maremagnun de escenas inconclusas para finalmente regresar junto a su amada, quizá con la ambigua intención de quedarse a su lado. Isis fue la primera canción cuya letra compuso junto a Jacques Levis para Desire, y del trabajo conjunto brilla la escenografía que acompañaría a la música durante su interpretación en directo. A lo largo de los años, cuando la canción ya no se escuchaba en la voz de Dylan, otros músicos recogieron el rastro de esta historia, siendo las versiones de Neal Casal en un concierto en Bererungen en junio de 1998 y la de Ryan Adams en noviembre de 2006 en Nueva York las que más acertadamente simbolizan el estio dylaniano, si bien las versiones en directo de The White Striper popularizaron como nadie esta canción.

Escucha aquí la versión de Isis del álbum oficial Desire.


Isis

Me casé con Isis el cinco de mayo,
pero no pude seguir con ella mucho tiempo,
me corté el pelo y enseguida partí
hacia la tierra  salvaje e ignota donde no podía meter la pata.

Llegué a un altozano de luz y tiniebla,
la línea divisoria partía el centro del pueblo,
amarré mi poni a un poste que estaba a la derecha
y llevé mi ropa a una lavandería.

Un hombre en un rincón se acercó a pedir fuego,
de inmediato supe que no era alguien común,
me dijo si buscaba un apaño fácil
yo le dije que no había dinero, y él: "No lo necesitas".

Salimos de noche hacia el frío del norte,
le di mi manta y él me dio su palabra,
le pregunté adónde íbamos, él dijo que el cuatro regresábamos
era la noticia mejor que podía oir.

Pensaba en turquesas, pensaba en el oro,
pensaba en diamantes y en el mayor collar del mundo.
Mientras cabalgábamos por los cañones con un frío infernal
también pensé en Isis, que me creía tan temerario.

Que un día me dijo: "Nos volveremos a ver",
cambiará todo cuando nos casemos otra vez,
si pudiera aguantar y ser sólo su amigo
aún no recuerdo lo mejor que me dijo.

Llegamos a las pirámides engastadas en hielo,
él dijo: "Hay un cuerpo que intentó encontrar,
si puedo sacarlo lo venderé bien",
y entonces supe lo que tenía en mente.

El viento aullaba y la nieve era brutal,
dimos tajos hasta bien pasada el alba,
él murió y confié en que no fuera contagioso,
pero me hice a la idea de seguir adelante.

Entré en el sepulcro, pero en el ataúd no había nada,
no había joyas, nada, me la habían jugado,
comprendí que mi socio solo quiso ser simpático,
debía de estar loco cuando acepté su oferta.

Agarré su cuerpo y lo arrastré adentró,
lo tiré al hoyo y volví a taparlo,
me sentí mejor tras soltar la oración
y cabalgué en busca de Isis a declararle mi amor.

Estaba en el prado donde el arroyo crecía
cegado de sueño y falto de cama,
llegué desde el este con el sol en los ojos,
la maldije una vez y seguí cabalgando.

Dijo: "¿Dónde has estado?". Yo: "No sabría decirte".
Ella: "Pareces otro". Yo: "Bueno, no del todo".
Ella: "Te fuiste". Yo: "Pues claro".
Ella: "¿Vas a quedarte?". Yo: "Sí, quizá sí".

¡Isis, oh, Isis, mística criatura!
lo que me lleva a tí me lleva a la locura,
todavía recuerdo aquella sonrisa
el cinco de mayo bajo la llovizna.

1 comentarios:

The Garcons Blues 3 de mayo de 2013, 20:42  

Mis respetos gran Bob! el máximo.
Saludos a este gran Blog.

Publicar un comentario

Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.