Dark eyes. Bethelehem (Pensylvania), 13-12-1995. Con Patti Smith en el Stable Arena, Lebigh University



Es la magia del directo que hechiza y transforma, convirtiendo al verso en el más bello acorde. Dark eyes conmueve por su sencillez musical, por ese fraseo inigualable del trovador, que impresiona al público a través de un poema que desgarra emocional y sentimentalmente. A dúo con Patti Smith adquiere además una personalidad única sobre el escenario mientras el público asiste complaciente a una interpretación que a nadie deja indiferente. La noche se abrió para ambos en el Stabler Arena de Bethlehem, Pensylvania (durante la gira Paradise lost tour), a mediados de diciembre de 1995, un año clave para Dylan, que resurge de un lustro inestable, para darnos a entender que está en otra onda, una ola de inspiración que llegará a lo largo de los dos años siguientes en esa obra maestra que fue Time out mind. Sobre el escenario el trovador Dylan se mueve cómodo y seguro, nada que ver con los conciertos de principio de década, ni nada comparable al Woodstock de 94. Estamos ante un nuevo Dylan, inspirado y a todas horas mágico, como él sabe moverse en el directo, prueba de ello es esta versión de Dark eyes, las musas vuelven frente al micrófono, boca a boca con Patti Smith, que desde el Bitter End de 1975 sueña con el trovador.

Ese derroche interpretativo es fruto de la inspiración que a Dylan le llegó una noche de primavera de 1985 durante la grabación del álbum Empire Burlesque. El escenario: el Hotel plaza de la calle 59 en Nueva York, donde residía temporalmente, y adonde a medianoche regresaba de los estudios Power Plant convencido de la propuesta de su productor, Arthur Barker, quien le había sugerido un tema acústico para cerrar Empire... La musa caminaba con una copa de champagne en forma de chica de alterne con la que Dylan se cruzó en el hotel, según relata el trovador en el cuarto capítulo de Crónicas, su primer volumen de memorias. La describe en una mezcla de sensualidad y fatalidad: cabello rubio desvaído y abrigo de piel de zorro con zapatos de tacón alto lo bastante finos como para perforarte el corazón. Unos círculos azules le rodeaban la parte inferior de los ojos negros, que había resaltado con delineador del mismo color. Parecía que alguien la hubiera pegado una paliza y que ella tuviera miedo de que le volviera a pasar. Dylan empezó a sacar algunos acordes a su guitarra mientras miraba por la ventana que daba a Central Park, y al día siguiente grabó la canción.

No ha sido Dark eyes, sin embargo, una canción conocida por el público, siendo escasos los registros de versiones por otros músicos. Sólo tengo constancia de una grabación en clave de jazz por el grupo Moore Trio Actweper, en una actuación en diciembre de 2005, y la interpretada por el músico tejano Alejandro Escovedo en Austín la noche del 1 de octubre de 2004, espléndida y bien ejecutada, la obtuve de una colección pirata con el título de All that Leftoverss, si bien también puede escucharse en la recopilación también pirata de covers bajo el título de Nobody sings Dylan like Dylan (vol.1).

Ojos oscuros

Los caballeros siguen departiendo y la luna de medianoche está en la ribera
Apuran sus copas paseando y ya es hora de que me largue
Vivo en un mundo donde la vida y la muerte se recuerdan
Con perlas de amantes ensartadas en la tierra, y sólo veo ojos oscuros.

Un gallo canta a lo lejos mientras un soldado se abisma en sus plegarias
Un hijo se ha extraviado, la madre no lo haya en ningún sitio
oigo un tambor redoblando por los muertos que se alzan
Cuyo avance teme la bestia de la naturaleza, y sólo veo ojos oscuros

Me dicen que sea discreto a todos los efectos
Me dicen que la venganza es dulce y sin duda lo es desde su posición
me da igual ese juego en que se ignora la belleza
sólo noto el calor de la llama, y sólo veo ojos oscuros

La francesita está en el paraíso y un borracho está al volante
El hambre paga un alto precio a los dioses caídos de la velocidad y el acero
El tiempo es corto, los días son dulces y la pasión dirige a la flecha volante
Hay un millón de rostros a mis pies, pero sólo veo ojos ocuros.

 
Escucha aquí la versión de Dark eyes por Dylan y Patti Smith en Bethelehem el 13 de diciembre de 1995. La calidad sonora de la cinta del concierto es buena.
 
 
Pie de foto: Bob Dylan y Patti Smith, en Bethelehem el 13-12-1995. (Autor: Andrea O)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.