Talking too much, el Lp pirata de un proyecto oficial fallido. 'Last thoughts on Woody Guthrie'



Portada de Are you now or have
 you ever been?
finales de la década de los ochenta el sello italiano World Production lanza al mercado Talking too much, una reedición del clásico elepé pirata Are you now or have your ever been?, que desde 1974 circulaba en el mercado negro discográfico estadounidense con una seleccionada, aunque breve, recopilación de temas de los conciertos de abril y octubre de 1963 en el Town Hall y Carnegie Hall neoyorquinos, respectivamente. El título del elepé responde a la disputa que se desató en el seno de Columbia de incorporar o no el poema Last thoughts on Woody Guthrie, que Dylan compone y recita en el Town Hall. La duración del poema, superando los seis minutos, dio al traste con el intento de publicar este proyecto oficialmente, de ahí que la edición pirata reeditada de este disco lleve como título Hablando demasiado, en alusión a este interesante panegírico en tributo al maestro Woody Guthrie, enfermo aquellos días en un hospital de Brooklyn.

Vinilo de color negro en carpeta con portada de un Dylan durante su actuación en el concierto de Bangladesh (1971); contraportada de un paraje desértico, mientras el interior despliega una panorámica del Golden Gate. El último pensamiento de Guthrie fue recitado por el juglar en su concierto del Town Hall, junto con las clásicas Dusty old fairgrounds, John Brown y New Orleans Rag; el resto de canciones: Lay down your weary tune,  Ballad of Hollis Brown, When the ships comes in, Who killed Davey Moore?, Percy's song y Seven Curses pertenecen a su magnífica actuación en el Carnegie Hall. Last thoughts on Woody Guthrie es un hondo poema que desnuda no sólo el fervor que Dylan siente hacia su admirado maestro y la congoja en la que está enredado mientras lo ve consumirse en la cama de un hospital, es una de las más sinceras muestras de sensibilidad que el juglar expresa en unos versos libres donde nos habla de confianza, inseguridad, fortaleza, arraigo y desarraigo, un hombre, una persona en el centro de un mundo en donde igual te sientes libre que atrapado. Al final, te queda la esperanza de que lo verdadero siempre estará a tu alcance en algún lugar:

 Encontrarás a Dios en la iglesia 
que hayas elejido;
encontrarás a Woody Guthrie 
en el Brooklyn State Hospital
Y aunque sea sólo mi opinión
y quizá tenga razón o quizás esté equivocado,
encontrarás a los dos
en el Gran Cañón
al atardecer.


El poema fue publicado por Columbia en el Bootleg Series 1-3 en 1991.


Escucha aquí Last thoughts on Woody Guthrie, recitado por Dylan en su concierto
en el Town Hall de NY en 1963.


Últimos pensamientos sobre Woody Guthrie


Cuando la cabeza te dé vueltas y el cerebro quede insensible,
y creas que eres demasiado viejo, demasiado joven, 
demasiado listo o demasiado tonto,
que te estás quedando atrás, 
perdiendo el paso,
arrastrándote lentamente 
en el agitado curso de la vida,
no importa lo que hagas si empiezas 
dándote por vencido.

Si el vino no llega al borde de tu copa
y el viento te aparta a un lado 
mientras te sujetas con una mano,
y se suelta la otra 
y el sentimiento ha muerto,
y el fuego de tu locomotora 
necesita un nuevo chispazo para encenderse,
y aunque la madera sea fácil de encontrar 
tú no tienes nada que ganar de ir a por ella.
Y tu vereda empieza a dar vueltas 
y tu calle se hace demasiado larga,y
 empiezas a caminar hacia atrás 
aunque te das cuenta que te equivocas.
Y la soledad se eleva mientras el día cae.
Y mañana por la mañana 
parece estar demasiado lejos
y sientes que las riendas de tu caballo
se te escapan.
Y la cuerda se te escurre 
por que tienes las manos húmedas.
Y tu desierto cubierto por el sol 
y tus valles siempre verdes
se vuelven barrios bajos deshechos 
y callejuelas llenas de cubos de basura.
Y tu cielo llora agua 
y tu cañería de desagüe vierte líquido
y el relámpago flamea 
y el trueno restalla.
Y las ventanas tabletean y se rompen 
y los tejados se estremecen.
Y todo tu mundo se cierra con estrépito.
Y tus minutos de sol 
se vuelven horas de tormenta.
Y de vez en cuando te dices a ti mismo
"Nunca supe que fuera a ocurrir así
¿Por qué no me lo dijeron el día que nací?"
Y empiezas a sentir escalofríos 
y a dar saltos por culpa del sudor.
Y estás buscando algo 
que no has encontrado del todo todavía.
Y andas metido hasta la rodilla en agua sucia 
con las manos al aire.
Y todo el mundo te observa 
como si fueran mirones.
Y tu chica te deja, 
se fue volando hace ya tiempo.
Y tu corazón se siente enfermo como un pez 
a punto de ser frito.
Y el martillo perforador se te cae 
de las manos a los pies.
Y lo necesitas de verdad pero está allí en la calle.
Y tu campana suena muy fuerte 
pero no logras escuchar su tañido.
Y piensas que tus oídos quizás estén heridos.
O que tus ojos se han vuelto sucios 
a causa del tenebroso espectáculo.
Y te figuras que fracasaste en la disputa de ayer
cuando fuiste engañado y burlado 
mientras hacías frente a un farol.
Y tú llevabas todo el tiempo tres reinas.
Y eso te vuelve loco, te hace sentir vergüenza.
Como si estuvieras en la página central 
de la revista "Life"
dando saltos alrededor de la maquinita de juego.
Y hay algo en tu mente 
que te gustaría estar diciendo. 
Que alguien en algún lugar 
debería estar escuchando.
Pero sigue atrapado en tu lengua 
y aprisionado en tu cabeza.
Y eso te molesta horrores 
cuando estás tumbado en la cama.
Y por mucho que lo intentas no puedes decirlo.
Y hasta en el alma tienes miedo 
al pensar que podrías olvidarlo.
Y tus ojos nadan por las lágrimas 
que hay en tu cabeza.
Y tus almohadas de plumas se convierten 
en mantas de plomo.
Y la boca del león se abre 
y miras fijamente sus dientes.
Y su mandíbula empieza a cerrarse contigo .
Y estás boca abajo 
y tus manos están atadas a la espalda.
Y desearías no haber seguido 
aquella señal de desvío.
Y te preguntas qué demonios estoy haciendo
en esta carretera por la que voy caminando, 
en esta senda que estoy tomando,
en esta curva que estoy dando,
en este camino que estoy recorriendo, en este sitio que estoy ocupando,
en este aire que estoy respirando.
¿Tan confundido estoy, tan totalmente confundido?
¿Por qué estoy caminando, 
hacia dónde estoy corriendo.
Qué estoy diciendo, que estoy aprendiendo
de esta guitarra que estoy tocando, 
de este banjo que estoy acariciando,
de esta mandolina que estoy rasgueando, 
de esta canción que estoy cantando,
de la melodía que estoy tatareando, 
de las palabras que estoy escribiendo,
de las palabras que estoy pensando,
de este océano de horas 
del que bebo continuamente?
¿A quién estoy ayudando, 
qué estoy destrozando,
qué estoy dando, qué estoy recibiendo?
E intentas con toda el alma
no pensar esos pensamientos 
y no permitir que ganen terreno.
O que hagan que tu corazón 
lata con más fuerza.
Pero tú sabes por qué dan vueltas a tu alrededor
esperando una ocasión para salir y dejarse caer.
Por que a veces los oyes cuando la noche 
se cierne furtivamente.
Y tienes miedo de que puedan sorprenderte
durmiendo
Y saltas de la cama, 
del último capítulo del sueño.
Y no puedes recordar 
por más que lo intentas
si eras tú quien daba gritos en el sueño.
Y sabes que es algo especial 
lo que necesitas
Y te das cuenta de que ninguna droga 
hará nada por aliviarte.
Y que no hay alcohol en la tierra
 que logre que tu cerebro deje de sangrar.
Y necesitas algo especial.
Sí, necesitas algo especial de acuerdo.
Necesitas un tren que vuele rápido 
sobre una vía de tornado.
Para que te lance a algún lugar 
y te traiga de regreso.
Necesitas un ciclón 
sobre la sirena de una máquina de vapor,
que siempre ha estado haciendo ruido 
y tronando y soplando,
que conoce tus problemas más de cien veces.
Necesitas un autobús Greyhound 
que no prohiba raza alguna,
que no se burle de tu aspecto,
de tu voz o tu cara.
Y que cualquiera que sea el número de apuestas.
Siga rodando mucho tiempo 
después de la manía del chicle.
Necesitas que abra una nueva puerta
para mostrarte algo que ya has visto antes
pero que pasaste por alto unas cien veces, 
quizás más.
Necesitas algo que te abra los ojos.
Necesitas algo que te haga comprender
que eres tú y nadie más el dueño
del sitio que ocupas,
del lugar en que estás sentado.
Que el mundo no te tiene vencido,
que no te tiene derrotado.
No puede volverte loco, no importa 
cuántas veces puedas ser maltratado.
Necesitas algo especial, de acuerdo.
Necesitas algo especial que te dé esperanza,
aunque esperanza sea sólo una palabra
que quizás dijiste o quizás oíste
en el rincón de alguna curva 
muy abierta.
Pero eso es lo que necesitas 
y lo necesitas de verdad, amigo.
Y tu problema es que lo sabes demasiado bien
por que empiezas a sentir escalofríos.
Porque no puedes encontrarlo 
en un billete de dólar.
Y no se encuentra 
en el antepecho de la ventana de Mary.
Y no se encuentra 
en el mapa de carreteras para niños ricos.
Y no se encuentra 
en el club de estudiantes para niños ricos.
Y no se saca 
de ninguna semilla de trigo de Hollywood.
Y no se encuentra 
en ese escenario de débil iluminación,
con esos comediantes medio tontos encaramados en él declamando a gritos 
y desvariando y llevándose tu dinero.
Y piensas que es divertido.
No, no puedes encontrarlo en ningún 
club nocturno o club náutico.
Y no se encuentra 
en los sillones de ningún club de lujo.
Y tan seguro como que existe el infierno te dirás
que por mucho que frotes
no lo encontrarás en el resguardo del billete.
No, no está en los chismes 
que la gente te está contando.
Y no está en la loción contra granos 
que la gente está vendiéndote.
Y no está en ninguna casa 
hecha con una caja de cartón.
O bajo la blusa de ninguna estrella de cine.
Y no puedes hallarlo en el campo de golf.
Y el tío Remus no puede decírtelo 
y tampoco Santa Claus.
Y no está en el peinado de crema 
o en los vestidos de algodón dulce.
Y no está en los maniquíes de los almacenes baratos ni en los comics de los chicles.
Y no está en los ruidos de malvavisco 
de las voces de pastel de chocolate
que vienen llamando y golpeando 
en la envoltura navideña
diciendo: ¿no soy guapo, no soy lindo?, 
y mira mi piel,
mira el brillo de mi piel, 
mira el resplandor de mi piel,
mira la risa de mi piel, mira el llanto de mi piel.
Cuando ni siquiera puedes sentir 
si tiene entrañas.
Esa gente tan hermosa, con sus cintas 
y sus lazos.
No, ni hoy ni ningún otro día
lo encontrarás en los umbrales 
hechos de papel maché.
Ni en la gente de dentro hecha de melaza
que cada dos días compra 
un nuevo par de gafas de sol.
Y que no está en los generales de cincuenta estrellas ni en los farsantes
que te denunciarían 
por la décima parte de un penique.
Que respiran y eructan y se encorvan 
y se rompen.
Y antes de que puedas contar hasta diez
lo harán otra vez 
pero a tus espaldas en esta ocasión,
amigo mío.
Los que giran y reparten y dan vueltas 
y se mueven rápidamente
y que juegan con todos en su mundo
de caja de arena.
Y no puedes encontrarlo en los tontos sin talento
que están a tu alrededor adulando
y que hacen las leyes para los que tienen talento.
Y no está en los que no tienen talento 
y creen que lo tienen
y piensan que te están engañando.
Los que saltan al furgón
durante un rato porque saben que está de moda
correr una aventura, salir pitando de ahí
y hacer toda clase de dinero y chicas.
Y te gritas a ti mismo 
y arrojas el sombrero
diciendo: ¿tengo que ser de esta manera?
¿no hay nadie aquí que sepa de qué voy yo?
¿no hay nadie aquí que sepa cómo me siento?
Dios Todopoderoso
NADA DE ESTO ES REAL


No, pero ése no es tu juego, ni siquiera tu estilo.
No puedes oír tu nombre, 
no puedes ver tu cara.
Tienes que mirar a otro lado
y ¿dónde buscas 
esa esperanza?
¿Dónde buscas esa vela que brilla?
¿Dónde buscas ese petróleo 
que mana a borbotones?
¿Dónde buscas esa vela que brilla?
¿Dónde buscas esa esperanza 
que sabes que está allí
y fuera de allí en algún otro lugar?
Y tus pies sólo pueden caminar 
por dos clases de carretera.
Tus ojos sólo pueden mirar 
por dos clases de ventanas.
Tu nariz sólo puede oler 
dos clases de vestíbulos
y puedes tocar y dar vueltas.
Y girar dos clases de picaportes
Tu puedes ir a la iglesia que se te antoje,
o puedes ir al Brooklyn State Hospital.
Encontrarás a Dios en la iglesia 
que hayas elejido;
encontrarás a Woody Guthrie 
en el Brooklyn State Hospital


Y aunque sea sólo mi opinión
y quizá tenga razón o quizás esté equivocado,
encontrarás a los dos
en el Gran Cañón
al atardecer.

1 comentarios:

Thin man 23 de marzo de 2012, 13:14  

Gracias, José Carlos!!

Publicar un comentario

Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.